El largo camino hacia el ‘Sí’

Hoy os dejamos con la experiencia de Ana Torralba, graduada (Tecnun Design 2015) y premio fin de carrera al mejor expediente de Ingeniería de Diseño Industrial de Gipuzkoa, y como podréis comprobar en este post, un buen ejemplo de perseverancia y talento. a continuación nos cuenta una historia inspiradora acerca de cómo se enfrentó a la búsqueda de sus primeras prácticas profesionales en un estudio de diseño.

Ana recogiendo el premio a su proyecto fin de carrera

Ana recogiendo el premio Kutxa a su proyecto fin de carrera .

“Durante la carrera he seguido un poco mis impulsos. Yo notaba en mí misma necesidades: aplicar lo estudiado en el mundo laboral, llevar a cabo proyectos propios, solucionar un problema social… Si ahora miro hacia atrás veo que hay ciertos comportamientos que me han llevado hasta aquí.

El primero, soñar grande. Es decir, que el ‘No’ me lo digan una vez que lo haya intentado, no aceptarlo de mí misma antes de intentarlo. Y me dijeron muchas veces que no. Yo en tercero quería ver cuál era el trabajo real de un diseñador de producto, entrar en un estudio de diseño. Me decían que las prácticas se solían hacer en cuarto de carrera: una vez habías acabado o para hacer el proyecto fin de grado. La mayoría de empresas buscaban a ese tipo de candidatos. Fueron varios ‘No’ antes incluso de haber empezado, pero yo seguí con mis intenciones.

Lo segundo que más me ha ayudado a conseguir lo que quería es buscar mis propios recursos. Es decir, no depender solo de la universidad o de mi familia. Al principio puede parecer duro y se te pasan por la cabeza cosas como “Nadie me ayuda a buscar prácticas/trabajo”… O “Nadie me dice qué debería hacer al acabar la carrera”. Si cuando tenía ese pensamiento alguien me hubiera instado a mirar a mi alrededor, hubiera visto que todos estaban deseando que lo consiguiera y triunfara. Me brindaban apoyo, pero yo tenía que hacer uso de mis propios recursos. Yo no sabía muy bien por dónde empezar para encontrar prácticas ese verano de tercero de carrera. Busqué en LinkedIn y en Asociaciones Profesionales de diseñadores qué estudios había en España y me hice una lista de los que me interesaban (que eran muchos). Si ahora abro el documento que aún tengo en el ordenador veo que llegan a ser 48 empresas.

Ser real, transparente, original. Eso puede ser señalado como la tercera cosa que más ha influenciado para conseguir las metas que me proponía. Hay mucha competencia, sí, pero  las empresas no suelen pedir sólo un currículum y un portfolio, suelen pedir que lo acompañemos de una carta de presentación o de motivación. Esto significa que las empresas o las universidades donde queremos entrar tienen las herramientas para hacernos mejores profesionales si tenemos alguna laguna en nuestro currículum. Pero hay cosas que no se pueden enseñar: piden ilusión, agarre, ganas, perseverancia. Yo realicé una carta de motivación para cada estudio que había incluido en la lista: eran parecidas porque mis motivaciones eran las mismas, les escribí sinceramente que me movía a querer unas prácticas en su empresa. Sin embargo, cada estudio me transmitía una personalidad y una manera de trabajar que me llevaba a escribirlo de diferente manera. Si hubiera escrito lo que yo creía que querían oír, mi carta habría sido más de lo mismo: recibirían cartas como esa continuamente. Sin embargo, si uno deja algo de sí mismo en la carta puede llegar a sorprender o a causar una impresión. Creo que lo que es original se percibe fácilmente y tiene un valor. Además, dentro de la profesión de diseñador, creo que son cosas que se valoran mucho. No solo se evalúa el portfolio: en cualquier acto que se lleva a cabo se refleja la forma de ser de la persona, del profesional.

Para acabar de contar mi historia, diré que una vez que tenía todo preparado (carta de motivación, portfolio y currículum) e iba a mandarlo, me di cuenta de que no sabía ni a dónde ni cómo. La mayoría de webs no tenían una sección de “trabaja con nosotros” y además el mail que ponían de contacto era info@… Lo cual da poca seguridad: ¿lo va a leer alguien? ¿Se sorprenderán mucho al ver algo así en su bandeja de entrada? Yo lo mandé igual porque no quería renunciar a ninguna de las empresas que tenía en la lista, al final reducida a 20 empresas. Incluso mandé mail a estudios que yo pensaba “aquí no me cogen fijo”, por sus premios, por sus clientes. Incluso me daba un poco de vergüenza enviarles mi portfolio.

Después de tantas dudas de si enviar o no enviar, no me contestó ni el 90% de las empresas: ni sí ni no. Mes y pico después, volví a mandar un mail recordándoles que yo seguía ahí. Me contestaron muchos ‘No’, lo cual es un alivio porque sabía a qué atenerme: ojalá todas las empresas contestaran al menos que no. Llegaron dos Sí, uno de un estudio del que no me lo esperaba para nada: Premio Nacional de Diseño y recibiendo aproximadamente 3 premios al año (Pentawards, Laus, the Dieline Awards…). Era Lavernia & Cienfuegos. Había muchas razones para no haber mandado mi portfolio a este estudio, pero al final lo mandé, y pude hacer 2 meses de prácticas con ellos en Valencia. Profesionalmente fue una gran oportunidad: me trataron como a una más en el departamento de diseño de producto, presentándome los briefings y dejándome proponer mis propias ideas para responder a ellos. Son unas personas que valoran todas las opiniones que se les puedan dar. Creo que fue una experiencia satisfactoria para ambos dado que pude volver otros 3 meses en cuarto de carrera para desarrollar mi proyecto de fin de grado con ellos. En el campo personal, también fue muy enriquecedor: no conocía a nadie en Valencia, no conocía la ciudad. Pero fui y me lo pasé en grande. Al principio estuve sola, tiempo para conocer el lugar e investigar: Valencia es una ciudad muy turística y tiene muchas cosas para hacer. Poco a poco fui conociendo a gente con la que no me creo que solo haya estado 2 meses porque parece que les conozco de mucho más.

Ahora escrito parece que yo lo tenía todo claro, que sabía qué quería y cómo conseguirlo. No era así, fue duro aunque el final fue un final feliz. Sin embargo, la batalla no ha hecho más que empezar. Este Julio acabé la carrera y otra vez todo eran preguntas sin resolver. El paso entre colegio y universidad me había sido más fácil pero al acabar el Grado hay demasiadas alternativas a elegir. De lo que me he dado cuenta estos meses después de la graduación es de que cada vez que decidía tomar un camino que realmente no me ilusionaba, no funcionaba. Al final, aunque haya supuesto tomar más riesgos, hace apenas unas semanas recibí el mail que llevaba esperando desde septiembre: el de admisión en el Máster en la universidad que quería ‘Master of Science in Industrial Design en la Eindhoven University of Technology’. Otro reto, otro país, otras costumbres. Estoy deseando empezar.”

poster1

Poster del proyecto

16

Imágenes del proceso de prototipado

Desde TecnunDesign queremos dar las gracias a Ana por compartir su experiencia y sus fotos con nosotros. Y felicitarle por haber conseguido uno de los ‘Premios Kutxa Fin De Carrera’. Nos gustaría también agradecer al estudio de Laveria&Cienfuegos por su profesionalidad y cálida acogida.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s