Pioneros en China

c11

¿A quién no le gustaría sentirse un conquistador como Alejandro Magno, un descubridor como Cristóbal Colón o un pionero como Neil Armstrong? Sentimientos cercanos a estos han vivido y están viviendo Unai Villanueva y Gorka Sánchez, alumnos de Diseño que están haciendo su proyecto fin de grado en la Universidad china de Zhejiang. Pioneros en el tema como Armstrong emprendieron su camino rumbo a lo desconocido, como Colón, para dejarse conquistar por las tradiciones, costumbres y cultura china, al contrario que Alejandro Magno.

Que mejor manera de conocer estas sensaciones que con la primera entrada de sus vivencias en esta sociedad oriental tan exótica y diferente. Aquí os dejo con su testimonio:

Hace aproximadamente tres meses desde que llegamos a China. Durante nuestro primer mes fuimos curiosos espectadores en busca de las mejores postales, éxtasis culinario, templos Confucionistas y Budistas, Palacios Imperiales y otra clase de experiencias más místicas rodeados de naturaleza, como la peregrinación a la Montaña Amarilla.

8

Para cuando nuestros compañeros de Tecnun Design, que vinieron a hacer el Workshop en la Universidad de Zhejiang como nosotros, volvieron a casa estábamos deseosos de integrarnos de manera algo más profunda en el día a día de la sociedad China, al menos la de los estudiantes, necesitábamos unas semanas para relajarnos de tanto estímulo y coger una rutina.

Pese a todo, por un encuentro fortuito con uno de los estudiantes que conocimos durante el Workshop continuamos viajando por los alrededores de Hangzhou, fuimos a Wuzhen y Shaoxing donde se conserva un mayor número de edificaciones tradicionales construidas sobre los canales, estamos en la zona de las Venecias Chinas, donde pervive protegida (UNESCO) la Cultura del Gran Canal y el alma China es más “pura”. Al menos fiel a la forma misteriosa en la que los occidentales nos imaginamos este país y su milenaria cultura, casas construidas según la doctrina Feng Shui, jardines con estanques llenos de carpas naranjas y flores de loto.

c2

c3

 Nuestra ciudad, Hangzhou, tiene un gran lago rodeado por montañas con torres y pagodas, es uno de los destinos turísticos nacionales preferidos por los habitantes, los poetas alababan su belleza antes de que Marco Polo llegara para contemplarla en su paso por la Ruta de la Seda. Cada vez que lo rodeamos en bicicleta descubrimos nuevos sitios del bonito lago, que es también el pulmón de una jungla de cemento, edificios de cuarenta pisos con máquinas de aire acondicionado, impresionantes rascacielos modernos cubiertos de cristal azul y otros de estilo Soviet. Es enorme, da igual en qué dirección caminar, las largas avenidas no se acaban, las hileras de edificios no se acaban, cada vez son más pequeños y austeros, pobres, los mercados se propagan y luego dan lugar a los suburbios, una extravagante réplica de París y los Champs Elysees. Quizás algún día terminen conectándose con Shanghai en este frenesí de la construcción, que está a escasa hora en tren. Quieren hacer de esta zona del este de China el centro financiero del país.

c13

c14

 Podríamos continuar hablando acerca del caótico tráfico, de cómo no hay más accidentes en este “rally” de bicicletas, motos eléctricas, coches con el claxon atascado y autobuses, será que en las entrañas hay orden; o de los coloridos mercados con la fauna viva y coleando, los auténticos bazares, en realidad centros comerciales que se anuncian con chillones carteles de neón, donde suena Pop Coreano a todo volumen, donde uno puede comprar desde falsificaciones de moda, a cachivaches inútiles que jamás se había imaginado.

Por mucho que queramos dejar de ser turistas, y en cierta manera nos hayamos “integrado” más, este gigante en transformación depara sorpresas para todos los días. A China hay que venir para conocerla, tiene el tamaño de Europa, cualquier descripción es más ardua de lo que podría serlo comparado con el viejo continente o América, creo que por sus contradicciones debidas a su ansia por convertirse en la primera potencia económica mundial y por haber permanecido aislada del resto del mundo durante tanto tiempo.

c12

c16

 A nosotros nos conviene vencer la barrera del idioma para entenderla mejor, terminar de adentrarnos, nos ayuda la compañía de los estudiantes internacionales junto con la de los jóvenes Chinos, al principio tímidos, pero ansiosos por practicar inglés y conocer nuestra cultura, muy hospitalarios. Caminamos tranquilos, acostumbrados al ritmo, aún llevamos auriculares, aunque cada vez menos.

c15

¿Como creéis que seria el cambio de la cultura occidental a la oriental? Tienen distinta forma de trabajar, de relacionarse socialmente y una visión de la vida muy distinta, pero ¿algún día nos acabaremos pareciendo a ellos, o ellos a nosotros?

Gracias a Unai y a Gorka por compartir con nosotros sus experiencias, esperamos impacientes la segunda entrega. Un saludo y mucha suerte para         nuestros exploradores en china.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s