Design Thinking en Bic Berrilan. Re-diseñando las residencias de ancianos. Día 2

Lo prometido es deuda, así que hoy vamos a hablar de lo que dio de sí la segunda jornada de Design Thinking en Bic Berrilan.

Como ya comenté en el anterior post, la segunda jornada consistió en un caso práctico que, en este caso, fue de gran interés debido también a su carácter social:

Rediseño de una residencia de ancianos

Recordemos:

Si se quiere rediseñar las residencias de ancianos, el Design Thinking no se centra sólo en la residencia de ancianos. El Design Thinking analiza toda la realidad asociada a la vida de las personas mayores.

No obstante, para que se me entienda, hablaré durante el post de residencia de ancianos.

Habrá que empezar, ¿no?

¡Por supuesto! ¡Tenemos un proyecto muy interesante entre manos! Pero… ¿por dónde empezamos?

Pues necesitamos una hoja de ruta. En nuestro caso Amalio nos proporcionó este plan. Básicamente, el camino que teníamos que recorrer tenía paradas en 4 etapas de las 6 que, recordemos, tenía el Design Thinking.

Comprender
Observar
Definir
Prototipar

En cada una de nuestras paradas por el viaje del Design Thinking utilizamos algunas de las herramientas que Amalio nos explicó el día anterior durante la jornada de teoría.

Comprendiendo la situación

Durante esta fase de comprensión utilizamos 4 herramientas del Design Thinking.

Primero hicimos un viaje en el tiempo para definir todos los pasos que surgen desde que empieza a aparecer una necesidad en una persona mayor hasta que dicha persona se instala en una residencia para ancianos.

Para esto utilizamos la herramienta:

Journey map

Después de hacer este viaje, tratamos de exponer los errores que cada uno encontrábamos en las residencias de ancianos basándonos en nuestra experiencia con familiares, conocidos o incluso por haberlas visitado como voluntarios.

El nombre de esta herramienta es muy ilustrativo:

Fallos

Una vez encontrados los fallos, intentamos encontrar y construir Modelos de Personas mayores que hacen uso de las residencias.

¿Sólo de los que hacen uso de las residencias? No. Creímos que era importante también analizar a las personas mayores que no acuden a residencias para encontrar sus actividades de ocio, cosas que les interesan, motivos por los que no precisan de una residencia, etc…

Todo esto nos podía ayudar a mejorar la experiencia que se da a las personas mayores en las residencias.

La herramienta que utilizamos se puede encontrar en las IDEO Method Cards y es:

Character profiles

Para acabar, empleamos la carrerilla que llevábamos acumulada para generar ideas que creyésemos que podrían ser interesantes de incorporar en una residencia de ancianos.

Para ello utilizamos una herramienta con un nombre muy sugerente:

Analogías evocadoras

Os dejo una imagen con lo que dieron de sí estas 4 herramientas en el caso de mi grupo de trabajo.

Observemos y definamos, es decir, conversemos

Y efectivamente conversamos. Mi grupo se sumergió en una dinámica en la que surgió un debate basado en las experiencias de cada uno, las ideas que cada integrante iba obteniendo en base a relacionar las ideas que habían surgido gracias a las anteriores herramientas y lo que para cada uno sería una residencia ideal.

Lo primero que hicimos fue decidir en que tipología de persona mayor nos íbamos a centrar. Llegamos a la conclusión de que queríamos ofrecer una experiencia para personas mayores sin una necesidad de atención muy alta, y proporcionarles un lugar en el que poder llevar una vida normal basándose en sus gustos, necesidades e inquietudes.

Por eso pensamos en una “ciudad dentro de una ciudad”, una especie de comunidad donde grupos de personas mayores conviviesen aportando cada uno lo que su experiencia y conocimientos les brindaba. De esta manera se conseguía un lugar de encuentro en el que cada persona se sentía útil, donde toda la sabiduría de las personas mayores era aprovechada.

En este sentido, pensamos que el lugar idóneo sería la propia ciudad. No hacía falta llevar este lugar a las afueras de la ciudad, no era necesario “apartar” a las personas mayores. Sobretodo porque es un error muy grave apartarlas. Son personas, y personas que acumulan un grado de experiencia y saber hacer enorme que necesita ser aprovechado no solo para ellos sino para las nuevas generaciones y para el mundo en general.

Una vez teníamos nuestra idea, había que plasmarla de alguna manera.

Prototipar es dar forma

No necesariamente una forma final. Obviamente no íbamos a construir una residencia en 1 hora.

Lo que queríamos era ver como estructuraríamos los espacios que habían surgido en nuestra idea. ¿Y que teníamos para hacerlo?

Post-its
Plastilina
Cartulinas
Lego (sí, el juego de construcción)

De esta fase de prototipado surgió un espacio ubicado en San Sebastián, concretamente en bloques de edificios con un patio central. En dicho patio se ubicaría un huerto urbano (mantenido por las personas que viviesen en esa comunidad), una zona de recreo infantil (para posibles visitas de nietos), un área de fitness (adaptada a las personas de mayor edad), un área cultural (con audiovisuales y zonas de trabajo y creatividad) y, por supuesto, zonas de vivienda.

Las zonas de vivienda tenían la peculiaridad de que podían ser apartamentos individuales o de pareja. Esto se nos ocurrió pensando en que quizás una pareja de personas mayores podría animarse a ir a vivir a dicha comunidad. O incluso parejas de amigos o amigas a los que no les importase compartir su espacio  de vivienda (si los jóvenes compartimos piso, ¿por qué no las personas mayores?).

Al terminar de prototipar, nos dimos cuenta de que conseguir estos espacios requeriría reservar bloques de viviendas específicos para ello. También se podría conseguir mediante un sistema de permutas de apartamentos (personas que se pusiesen de acuerdo para intercambiarse sus viviendas y así conseguir que una zona de bloques enteras se destinase a este tipo de comunidades). Es complicado, obviamente, pero el lado positivo es que a medida que íbamos dando forma al prototipo, nos dábamos cuenta de que a todos en el grupo nos encantaría vivir en un sitio así.

Y esto fue todo. Os dejo imágenes de nuestro prototipo para que veáis el resultado de nuestro trabajo.

Anuncios

2 Respuestas a “Design Thinking en Bic Berrilan. Re-diseñando las residencias de ancianos. Día 2

  1. hola, nos ha gustado mucho el proyecto. La idea es muy interesante te mando un beso muy fuerte

  2. Hola Diego, no había leído este post hasta hoy y me ha encantado, me has evocado ese día y la satisfacción que sentí personalmente, y creo que todos los miembros de nuestro equipo compartieron ese sentimiento, con el resultado de nuestro trabajo, una comunidad inspirada en una mezcla de comuna hippy y de convento o monasterio en el que las personas mayores pueden sentirse útiles, decidir como quieren envejecer y sentirse integrados en un entorno social y familiar que los valora en lo que valen.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s